Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2012

El mundo de la informática y los nuevos materiales


Encender un portátil tan rápido como una bombilla o almacenar en el móvil la colección de música, fotos y vídeos de toda una vida. Ahora es impensable pero en cinco o diez años será casi una rutina. Al menos eso dicen los ingenieros que trabajan en desarrollar el sucesor de la memoria flash. Samsung, IBM y HP, entre otros, andan a la greña por ser los primeros en conseguirlo.

La memoria flash se ha convertido en el estándar de almacenamiento integrado en MP3, cámaras digitales, smartphones, tabletas y portátiles ultrafinos.

Los chips de memoria flash, en cambio, no utilizan piezas móviles y son el doble de rápidos que un disco duro. El problema es el precio. Los nuevos ultrabooks, por ejemplo, sustituyen el disco duro por unidades de estado sólido o SSD (solid-state drive, en inglés), basados en memoria flash, pero el coste (100 euros por 128 gigas) empuja el precio final de los ordenadores por encima de los 1.000 euros.

Apple es el mayor comprador de memoria flash del mundo, la utiliza en casi todos sus productos, desde el iPod y el iPhone al iPad y los Macs. No será fácil desbancar a la memoria flash, gigantes como Apple siguen apostando fuertemente por ella, a pesar de que otras comerciales lo intenten.

Daniel Pueyo Marin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada